La base para establecer buenas relaciones

por Mar 1, 2017

La habilidad para crear y mantener buenas relaciones es en uno de los factores clave del éxito tanto a nivel personal como profesional. Hoy en día para liderar equipos con eficacia, tener un buen ambiente en el trabajo, captar y fidelizar clientes o progresar en nuestra carrera profesional necesitamos trabajar el aspecto relacional. También para mantener nuestro equilibrio personal resulta importante aprender a establecer y mantener vínculos sanos con otras personas.

Para poder relacionarnos adecuadamente, es fundamental trabajar nuestra comunicación, y para comenzar a hacerlo es necesario empezar por establecer una buena comunicación y relación con nosotros mismos, ya que nuestros pensamientos afectan a nuestras emociones y nuestras emociones a su vez influyen en nuestra forma de actuar y de relacionarnos con los demás.

Dime lo que te dices y te diré como te relacionas

Nuestro diálogo interno nos da pistas de la relación que tenemos con nosotros mismos. ¿Te criticas constantemente? ¿Te dices a menudo: debería haber hecho esto o lo otro? ¿Te machacas cuando las cosas no salen bien? ¿Tienes tendencia a juzgar negativamente lo que pasa a tu alrededor? Si la respuesta es afirmativa en la mayoría de estas preguntas, muy probablemente tu diálogo interno negativo esté boicoteando la buena relación que podrías tener contigo mismo. La buena noticia es que puedes romper este círculo vicioso una vez seas consciente de ello y prestes atención a los mensajes que te envías.

También puede ocurrir que estemos muy centrados en la acción y no nos demos cuenta de lo que nos decimos, nuestro diálogo interno pasa desapercibido, es inconsciente. Si crees que este puede ser tu caso, te recomiendo que te fijes en tu forma de actuar: ¿tienes tendencia a posponer cosas que son importantes para ti? ¿Te relacionas con desconfianza con tu entorno? ¿Eres de los que suelen esperar lo peor de las situaciones o de las personas? Si has respondido afirmativamente a algunas de estas preguntas, posiblemente tu diálogo interno negativo esté operando de forma inconsciente y pueda estar influyendo en tus acciones.

Estrategias para gestionarlo

Nuestro diálogo interno es parte de nosotros, pero no necesariamente somos nosotros. Aunque nos secuestre a menudo o aparezca de forma inoportuna cuando queremos hacer algo importante, podemos tomar conciencia de este diálogo negativo manteniéndonos presentes, conectados con nosotros mismos y aprendiendo a escucharnos sin juzgarnos para poder desmantelar su estrategia, intervenir y modificarlo.

Cuando trabajo el diálogo interno negativo en las sesiones personales, suelo proponer a mis clientes que lo vean como un personaje que habita dentro de ellos y con el que necesitamos dialogar para convencerlo de su visión limitante, dándole evidencias y datos objetivos sobre la realidad. Cuando nos disociamos de él, es mucho más fácil identificarlo y gestionarlo.

Por otro lado, también suele haber otra parte de nosotros que aparece cuando nos conectamos con emociones y experiencias positivas, que nos alienta y nos da mensajes positivos que nos ayudarán a modificar nuestro diálogo interno negativo.

Cuando aprendemos a gestionar nuestra comunicación interior establecemos la base para que la relación con nosotros sea más fluida y esto a su vez nos predispone a comunicarnos mejor con los demás.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MANTENGAMOS

el contacto

Sucríbete a la newsletter y recibirás contenido práctico para evolucionar y superar obstáculos.

Política de privacidad de datos

6 + 15 =

MANTENGAMOS

el contacto

Suscríbete  y recibe contenido práctico para evolucionar y afrontar el día a día con mayores recursos, además de mi guía práctica de «3 claves para afrontar obstáculos y aumentar tu poder personal».

Política de privacidad